F.A.Q.s - Respuestas a preguntas frecuentes.

Sección de consultas más comunes sobre Calefacción, Instalación, Muebles y otros temas.

Consultas sobre Calefacción

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de elegir el equipo de calefacción son las características del ambiente a calefaccionar.

El clima de la zona, el tipo de uso y la calidad de la madera, son los datos fundamentales para elegir el equipo adecuado.
En nuestro sitio hemos implementado una herramienta para el cálculo del balance térmico (potencia necesaria en Kcal/h para calefaccionar el ambiente).
Para cálculo será necesario tener a mano los siguientes datos:

Dimensiones: es necesario conocer el volumen del ambiente (superficie x altura) ya que no es lo mismo calefaccionar con un techo normal de no más de 2.60 m. de alto que si la altura supera los 3.50 y completamente distinto si es mucho más alto.
Para obtener el volumen hay que tomar para el cálculo la superficie de todos los ambientes que estén unidos y la altura promedio del techo (si están separados con puertas se calculan por separado, si el techo supera los 3 metros de alto lo más probable es que sea necesaria otra estufa.

Tipo de aislación térmica: hay mucha diferencia en la forma de calefaccionar si la aislación es muy buena o de mala calidad, ambientes con paredes dobles o aisladas necesitan menos calefacción que si fueran simples, los vidriados simples o con cámara de aire, la aislación de techo y piso, la orientación y protección exterior de ventanas y puertas vidriadas, también influyen en el cálculo.

Ubicación: otro dato fundamental ya que no es lo mismo la potencia necesaria para el norte que para el sur de nuestro país.

Tipo de uso:

  • casa de fin de semana o de pocas horas de uso: para estos lugares es recomendable usar equipos con mayor potencia de lo teóricamente necesario, ya que se necesita climatizar rápido (de lo contrario el ambiente se pone bien cuando uno se tiene que ir) para eso habría que hacer un fuego bien fuerte, se necesita una caja de fuego grande para poder cargar mucha madera (muy recomendable para estos caso estufas con sistema de encendido rápido).
  • vivienda permanente: quizás no se necesite una calefacción rápida y una vez que se llega al clima deseado es fácil de mantenerlo por consecuencia no hace falta exagerar en la potencia del equipo.
  • autonomía de la carga: si se desea usar e equipo sin tener que recargar seguido hay que elegir equipos con caja de fuego y puertas grandes, para poder cargar mucha leña y de gran tamaño que dura mucho más (también hay que tener en cuanta la calidad de la leña para la duración, en zonas de montaña por lo general es difícil conseguir madera dura).
  • Calidad y tamaño de madera: las maderas duras son las ideales para tener una gran duración de la carga, en cambio si son blandas se consumen rápido y para no tener que recargar seguido hay que usar troncos de mayor tamaño (que se queman más lento porque a igual cantidad de kilos tiene menor superficie exterior en contacto con el aire) por lo que hay que buscar equipos con puertas grandes y mayor volumen de carga.
  • Distribución del calor:: según el tipo de ambiente a calefaccionar se puede optar por distintos modelos de estufas, si el techo no supera los 3 m de alto el calor llega fácil a todos lados, con techo alto se complica mucho y puede ser necesario instalar equipos que permitan llevar calor por cañería a los otros ambientes.
    Los equipos empotrables son los ideales para eso, porque además del calor generado por el equipo se puede derivar también lo que aporta el caño de salida de humo, si lo que se necesita instalar es una estufa (sin empotrar), la línea LAPACHO de ÑUKE viene muy bien preparada para eso.
  • Ambientes cerrados: recomendamos para la mayoría de este tipo de ambientes usar equipos de alto rendimiento (que disminuyen el consumo) y que sean convectores ya que la convección de aire genera una mejor distribución del calor, algunos equipos tienen la posibilidad de derivar el aire caliente generado por convección por medio de cañerías a otros ambientes y así calefaccionar en forma natural o forzada con turbinas.
  • Ambientes semi cubiertos: si el ambiente es un quincho, galería semi cubierta o cerrado con cortinas sería mucho mejor usar equipos que produzcan solo radiación y ubicarlas en lo posible en el centro del ambiente para estar cerca de radio de calefacción. Los equipos convectores no son útiles ya que el aire caliente generado se perdería si el ambiente no está bien cerrado.
  • Calefaccionar varios ambientes: cuando es necesario usar un solo equipo para varios ambientes es preferible hacerlo con un modelo insertable y aprovechar también el calor generado por la chimenea, para poder hacer esto hay que empotrar también el caño de tiraje y derivar el aire caliente que se produce ahí adentro por medio de cañerías. Algunos modelos tipo salamandra que no hace falta empotrar también vienen preparados para sacar cañerías con aire caliente (aunque con el hogar empotrado se deriva mayor cantidad de calor que con una estufa).
  • Calefacción de patios, terrazas y otros lugares abiertos exteriores: hay varios modelos de fogones para usar leña (algunos además sirven para cocinar), también hay estufas a gas tipo sombrilla con quemadores infrarrojos que cubren una superficie cercana a los 4 metros (dentro de la base llevan una garrafa).
Croquis Instalación Chimenea

La instalación es muy sencilla y no hace falta personal especializado, con solo leer los manuales de los equipos comprados o los consejos de nuestra página web cualquier persona puede hacer el trabajo.

Ver Sección Instalación.

  • Usar salida vertical por techo hasta los 4 vientos (superar la parte más alta de la construcción para evitar turbulencias generadas por el viento).
  • Evitar salidas por paredes, de no haber otra opción hacerlo a 45° y encamisar la parte exterior, colocar un deflector en la curva exterior para evitar que el agua de lluvia llegue a la unión del caño con la pared y por supuesto llegar a los 4 vientos.
  • Nunca colocar tramos horizontales de chimenea (salvo en equipos con salida trasera) dificultan mucho el tiraje y se ensucian muy rápido.
  • Encamisar y aislar la parte exterior del tiraje, es fundamental sobretodo en zonas frías: con la chimenea caliente se disminuyen los depósitos de hollín en el conducto, además se evita el efecto "tapón frío" que dificulta el encendido.
  • Encastrar los caños de la manera adecuada: para la chimenea la hembra abajo y el macho arriba, esto es para evitar que se salga fuera del caño la creosota (líquido que se forma dentro del caño por la humedad de la madera usada y los gases mal quemados). Para los caños del encamisado se encastran al revés para evitar que entre el agua de lluvia.
  • Accesorios: nuestra recomendación (sobretodo para toda la línea de alto rendimiento) es usar accesorios de acero inoxidable que son los más durables, otra opción son los enlozados (mientras esté bien el vitrificado el accesorio no se deteriora), si se opta por una opción pintada hay que tener muy en cuenta el espesor de la chapa (nunca menor a 1.25 mm) y usar leña sin humedad (igualmente el primer tramo de tiraje seguramente habrá que pintarlo cada tanto por la gran temperatura en esa zona).
    Para el encamisado se puede usar galvanizado, si la instalación es cerca de la costa Atlántica recomendamos inoxidable (el galvanizado se va a oxidar con el aire o bruma salada del mar).
Instalacion de Hogares empotrados

Ver detalles y consejos de instalación.

La instalación es muy sencilla solo hay que tener en cuenta algunos detalles:

  • Siempre la chimenea debe llegar a los 4 vientos.
  • Si se instala en un hogar existente hay que colocar un nuevo caño adentro de la chimenea de mampostería, lo mismo si es una obra nueva y se construye una falsa chimenea.
  • Si la chimenea se hace con el caño metálico a la vista siempre es necesario encamisar la parte exterior que queda a la intemperie.
    Lo mismo si pasa cerca de materiales combustibles (entrepisos, cielorrasos, paredes de madera) o ventanas de vidrio en estos casos también habría que encamisar para aislar y no tener problemas.
  • Tener en cuenta si la chimenea va revestida se puede aprovechar el calor que queda dentro de la mampostería (incluso se puede derivar ese calor a otros ambientes).
    Para eso habría que cerrar la parte superior (antes del sombrero) para que no se escape el calor por ahí y además hacer alguna abertura en la pared y colocar una rejilla para que salga el aire caliente por ahí, también se pueden insertar caños y derivar el aire a otros ambientes (además se pueden adaptar turbinas para forzar la salida de aire).
  • Sería muy recomendable dejar alguna abertura en la parte trasera (si da al exterior) para que el hogar tome aire desde afuera y no consuma oxígeno del ambiente (con esto también se evitan los chifletes de aire en puertas y ventanas).

Para encender de manera sencilla el fuego en una estufa a leña lo más recomendable es generar un fuego rápido con papel y madera fina para que caliente la chimenea y produzca un buen tiraje (cuando la chimenea está fría no funciona bien). La mayoría de los equipos tienen regulaciones de entrada de aire o de tiraje, al momento del encendido tienen que estar siempre abiertas.

En el mercado se venden pastillas de encendido (una especie de vela que da unos 10 o 15 minutos de llama) son una buena opción en caso de no tener papel o madera blanda.

Una vez que el tiraje está funcionando bien se puede recargar agregando leña de mayor tamaño.

Es fundamental que la madera no tenga humedad (no usar ni mojada ni verde) eso dificulta mucho el encendido, ensucia la chimenea, deteriora el equipo y reduce mucho el rendimiento.

Para el primer encendido de una estufa es recomendable hacer un fuego moderado, en la mayoría de los modelos la pintura se termina de curar con ese primer calor y si es muy excesivo quizás se cocine de más y se dañe, en los modelos de fundición de hierro se puede quebrar alguna pieza, también tener en cuenta que generalmente sale olor cuando se está curando la pintura y habrá que ventilar el ambiente.

Para calefaccionar lugares abiertos o semi cerrados se pueden usar estufas tipo sombrillas con gas de garrafa o fogones a leña (esto solo en lugares abiertos), algunos de los fogones además se pueden usar como parrilla.

Otra opción para usar al aire libre es la parrilla TREBOL que al desmontar todos los accesorios queda un buen fogón elevado con ruedas que se puede llevar a donde se necesite.

Para una galería o cualquier otro espacio techado pero exterior se pueden usar salamandras tradicionales de función de hierro, estos modelos aunque no sean de alto rendimiento generan mucho calor por radiación que es lo que se necesita cuando en el ambiente corre viento, si instalamos una estufa convectora estos modelos producen mucho menos calor por radiación y se perdería todo el calor generado por la convección de aire al no estar instalado en ambientes cerrados.

Encendido: como cualquier fuego lo ideal es usar bollos de papel y maderas finas (si son blandas mejor) para iniciar y después agregar madera más grande y dura, algunos equipos tienen sistema de encendido rápido , que acelera notablemente el encendido habilitando entradas de aire adicionales donde es muy más fácil y rápido el encendido.

Recarga de leña: siempre hacerlo cuando el equipo tenga buen tiraje (esto se logra después de una rato de uso cuando se calienta la chimenea), antes de cargar es recomendable abrir todas las regulaciones que tenga el equipo tanto de entradas de aire como de regulación de tiraje, después de introducir la leña esperar un rato y si desea que la carga dure más comenzar a regular la/s entrada/s de aire.
Para lograr una mayor duración de la carga no solo recomendamos usar leña grande y dura sino que además es preferible dejar un colchón de cenizas para que el tronco quede enterrado y no tome aire de abajo, de está manera se quema solo desde la parte superior y tarda en llegar a consumirse en forma total. En cambio si desea calefaccionar rápido mantener sin ceniza así el fuego cubre la totalidad del tronco.

Madera Utilizada: lo fundamental para un buen funcionamiento, para evitar que la estufa se deteriore y que la chimenea no se ensucie es usar madera con poca humedad (entre el 18 y 25%, nunca usar madera verde o mojada) de lo contrario la salida de vapor seguramente generará muchos inconvenientes.
Para asegurarse que la madera no tenga humedad, lo más recomendable es almacenarla, por lo menos una temporada (algunas maderas necesitan más tiempo) en lugares aireados con algún tipo de techo o cobertor para evitar que de moje con la lluvia.

Limpieza de cenizas: en equipos de alto rendimiento (doble combustión) no es algo que de mucho trabajo, estos equipos generan muy poca ceniza (siempre que se utilice madera seca) y solo es necesario sacarlas cuando al abrir la puerta se caigan y ensucien el ambiente.
Algunos modelos vienen con cenicero pero solo tiene algunas perforaciones pequeñas en el piso y un cajón inferior por lo que es necesario remover con un atizador para que caigan por ahí, casi el mismo trabajo que sacarlas con pala. En general la mayoría de los modelos funcionan mejor con un colchón de 2 o 3 cm de ceniza.

Limpieza del cristal: en la mayoría de los modelos haciendo un buen uso del equipo no deberían ensuciarse demasiado. Casi todos los modelos tienen un sistema de entrada de aire que evita que el humo llegue al cristal, sin embargo de acuerdo a la forma de usar la estufa, al tipo de madera y el tiraje, el vidrio puede ensuciarse (a no preocuparse demasiado porque la solución en fácil).
Para limpiar el vidrio cuando la estufa está en uso lo ideal es hacer un fuego fuerte, con bastante madera blanda y seca, abrir la regulación de aire al máximo y esperar, después de un rato con una llama fuerte el vidrio se limpia solo (por la características del cristal vitrocerámico después de cierta temperatura el carbón y las resinas se desincrustan).
Para limpiar el cristal en frío, hay productos especiales que ablandan las incrustaciones y se remueven con un trapo o papel (TROMEN Y ÑUKE tiene disponibles limpia vidrios). Pero lo mismo se puede hacer pasando un trapo o papel húmedo y colocando un poco de la ceniza del equipo (el barro que se forma remueve todo muy fácil sin rayar).
Nunca usar limpiadores cremosos tipo CIF u otras marcas similares porque son abrasivos, rayan el cristal y después se ensucia rápido (en los no envases dice "no o raya" pero debería decir "no raya mucho").

Las estufas convectoras están construidas con 2 cajas de hierro: en la caja interior es donde se hace el fuego y la exterior, que la envuelve dejando una cámara de aire alrededor, cuando se calientan las paredes de la caja de fuego también se calienta el aire contenido en el espacio entre las 2 cajas, este aire al calentarse se hace más liviano, sube y sale por distintas ranuras en la parte superior del cuerpo exterior, al mismo tiempo que sale aire caliente por la parte superior desde la parte inferior entra aire frío del ambiente y así re-circula y se calienta el aire de todo el ambiente.

Algunos modelos vienen preparados con salidas especiales donde se pueden conectar caños para llevar aire caliente a otro ambiente, también está la posibilidad de adaptarle turbinas para forzar la convección y así llevar el aire más lejos.

La caja de fuego está fabricada con un espesor suficiente como para soportar las grandes temperaturas que producen llamas y las brazas, el material que la caja convectora es bastante más fino ya que solo tiene la función de contener aire caliente y darle la vista exterior a la estufa.

La mayoría de las estufas convectoras además son de alto rendimiento (doble combustión) y en general están fabricadas en chapa de acero, pero podrían ser también modelos en fundición y de combustión simple.

Las estufas de doble combustión (también llamadas ecológicas, de combustión lenta, pos-combustión, de alto rendimiento, etc.) tienen la particularidad de aprovechar al máximo el poder calorífico de la leña produciendo una combustión más completa, en estos modelos se vuelve a quemar parte del humo, logrando un rendimiento mayor y una menor contaminación ambiental.

Cuando se produce la combustión primaria en cualquier estufa se desaprovechan algunas sustancias (vapores y alquitranes) que se van junto con el humo por la chimenea y podrían quemarse con una inyección de aire caliente, en estos nuevos modelos este proceso de quemar el humo se logra gracias a que poseen una entrada adicional de aire pre-calentado en la parte superior de la caja de fuego, este proceso se logra solo en condiciones óptimas ya que hay que lograr cierta temperatura en esa segunda cámara para lograr encender esas sustancias.

En estos modelos es fundamental usar madera con poca humedad (que no esté verde y mojada), de lo contrario no se logrará esa temperatura necesaria para encender el humo (ya que se usarían muchas calorías para evaporar la humedad). Tampoco es recomendable usar el equipo al mínimo de su potencia porque no se lograría la temperatura necesaria dentro de la cámara de combustión como para encender esos gases del humo.

Las nuevas estufas de combustión por gasificación de llama invertida traen varias ventajas hasta ahora no aprovechadas en modelos tradicionales o de doble combustión.

Este nuevo sistema de combustión tiene como principal ventaja un mejor aprovechamiento del poder calorífico de la leña, una muy baja emisión de CO2 y una combustión más controlada y gradual.

EcoFlame 360 - Calefactor de llama invertida - BOSCAEstos equipos cuentan con 2 cámaras de combustión: en la cámara superior donde se carga la leña y se inicia el fuego como en cualquier estufa convencional o de doble combustión y otra cámara inferior donde se produce una llama invertida que logra quemar gases y alquitranes del humo.

En la cámara superior se inicia el fuego de la misma manera que en cualquier otra estufa a leña, una vez que el tiraje entró en régimen y se tiene una buena cantidad de brasas, se acciona una palanca que cierra el tiraje superior obligando a que los gases de la combustión pasen a la cámara inferior para después seguir el recorrido por otra cámara especial en los laterales inferiores, de ahí a la parte trasera de la estufa para recién después de dar todo ese recorrido conectar con la chimenea superior. Con este recorrido de los gases se logra tener una mayor superficie de radiación de calor que aumenta la eficiencia de calefacción.

Al pasar los gases a la cámara inferior por el orificio ubicado en el centro del piso de la cámara superior (donde están las brasas y la base de la carga de leña) se inyecta aire pre-calentado con la temperatura necesaria para que los gases todavía no quemados en el humo se enciendan logrando una llama invertida en la cámara inferior, con este proceso se aumenta notablemente en el rendimiento y una salida de humo con una emisión contaminante mucho menor (el sistema de combustión es similar a la mayoría de los modelos de doble combustión, pero el templador está ubicado debajo de las brasas y ahí siempre hay más temperatura que en el templador superior).

Otra ventaja de este sistema es que la leña se va quemando desde la cara inferior de forma controlada y gradual, independientemente de la cantidad de carga, es decir que se puede cargar al máximo la estufa sin que esto aumente el consumo y la velocidad de la combustión como en un modelo tradicional ya que en esos modelos el humo sale directamente por la parte superior y en su recorrido van quemando la madera de forma ineficiente, aumentando el consumo y teniendo que recargar más seguido.

Ver video con explicación del funcionamiento

Hay varias razones por las que varían los precios de las estufas:

  • Calidad: este punto es muy importante porque influye en la duración del equipo, los espesores del material de la caja de fuego y puerta (las parte que más sufren del equipo) en algunos casos no son lo suficientemente gruesos para soportar las temperaturas del fuego o el mal uso que pueda darle el usuario (principalmente leña húmeda).
  • Hermeticidad: este punto influye mucho en el rendimiento y consumo del equipo (también en el precio), los más eficientes tienen puertas selladas con burlete.
    Estos burletes son de fibra de cerámica (cordón, soga, cinta...), si bien no son baratos lo que más incluye en el precio es el tipo de puerta y marco que necesita la estufa para alojar el burlete, el visor de vidrio también lleva un burlete para que sea eficiente.
    En los modelos de acero a diferencia de los de fundición de hierro es más sencillo sellar las demás partes de la estufa porque van soldadas en vez de atornilladas (eso no influye tanto en el valor final).
  • Complejidad: acá el costo de la mano de obra como pasa con las puertas de los modelos con burletes es lo que más influye.
  • Estética: esta parte no hace al funcionamiento o duración de la estufa pero si al precio, los vidrios grandes (son importados), los materiales de algunos modelos como por ejemplo los que tienen laterales de acero inoxidable, laterales curvo o estufas esquineras, algunos modelos tienen espesores superiores a los necesarios para el recubrimiento exterior (que las hacen mucho más lindas). Los modelos con doble frente (doble vidrio, doble burlete...).

Por supuesto que lo más importante son los 2 primeros puntos, la calidad por la duración del equipo y la hermeticidad por el consumo de leña, habrá que poner en la balanza el tipo de uso que cada usuario le dará a la estufa.
Si el uso no es muy frecuente no será tan importante, ahora si el uso es intensivo el costo de instalación de la chimenea (que es el mismo para la estufa barata que para la de buena calidad) va a influir mucho, lo mismo con el tema del mayor consumo, con leña gratis no importa demasiado (lo que más complicará será que habrá que recargar a cada rato y es muy difícil que dure toda la noche), en caso de comprar leña la diferencia de costo se paga rápidamente comprando leña.

Sirven, calientan bien, pero es dificil de compararlas por los modelos herméticos, la diferencia en el consumo de leña, el rendimiento y la vida útil del equipo es muy grande.

Al bajar los costos, ningún modelo tiene burlete, no es posible usar los mismos espesores de material, tamaños de vidrio y cambia mucho la estética (aunque sería lo menos importante).

El tema del burlete es fundamental a la hora de brindar un mejor rendimiento y bajar el consumo de leña. En muchos modelos lo que se ahorra al comprar la estufa, se gasta en leña por el mayor consumo.

La duración de la cargaes otro tema a tener en cuenta, hay que recargar leña mas seguido (una complicación grande para la noche ya que hay que levantarse a recargar).

Una perfecta instalación es fundamental en estos modelos, al no tener el burlete que mas probable la salida de humo por la puerta, en general cuando se compra este tipo de estufa es mas costosa la instalación que el equipo. Hay que encamisar y aislar toda la parte exterior de la chimenea y salir por techo, de lo contrario el riesgo de humo dentro del ambiente es muy grande.

Todos los modelos de estufas producen calor por radiación, es el calor que irradia el cuerpo caliente de la estufa, en los modelos tradicionales de fundición de hierro el cuerpo irradia calor hacia todos lados (hacia el frente, atrás y a los laterales casi lo mismo y un poco más en la parte superior).

En cambio los modelos convectores tienen un doble cuerpo en laterales, parte trasera y superior para producir la convección de aire pero en estas caras irradia menos calor.

Entonces si la estufa se instala en lugares cerrados es más aconsejable la convectora que produce una combinación de radiación y convección y da un calor que se distribuye mejor en todo el ambiente, pero si es lugar no está del todo hermético o se instala en una galería o quincho abierto es preferible una estufa de radiación, siempre y cuando se esté cerca del radio del calor generado por el cuerpo de hierro caliente (en lugares abiertos el calor por convección se pierde)

Algunos modelos de estufas tienen sistema de encendido rápido.

Este proceso es muy útil en viviendas de fin de semana, quinchos y otros lugares donde se necesita calefacción rápida.

Las estufas que tienen este sistema poseen una entrada de aire adicional desde la parte baja de la estufa, que puede ser desde el cenicero o por debajo de la puerta de carga. Con este aire adicional se aviva la llama en forma instantánea.
En los modelos que este aire adicional entra desde el cenicero es bastante más efectivo. Es muy importante que esta entrada de aire tenga un cierre hermético cuando no se usa.

La mayoría de las estufas tradicionales de fundición de hierro tienen este sistema porque casi todas traen cenicero pero el cierre es bastante pobre y no frena la entrada de aire cuando no se quiere usar (consumiendo de más y acotando la duración de la carga de leña). En los mejores modelos de alto rendimiento esta entrada de aire está sellada con burletes o con tapas que prácticamente no dejan pasar el aire cuando no se necesita (hay modelos económicos que el cierre es bastante malo como en las de fundición y tienen un pobre rendimiento y un consumo excesivo).

Hay varias marcas similares tanto en calidad como en funcionamiento, cada una tiene su detalles destacados y la elección dependerá más de la necesidad de cada caso.

BOSCA: es la marca más reconocida a nivel mundial en equipos de doble combustión, son equipos importados de Chile y hace muchos años que fabrican estos modelos, lo más destacado es el rendimiento y la posibilidad de usar el encendido rápido (aunque no para todos sus modelos). (ver modelos BOSCA)

EFEL: esta marca para nuestro mercado es bastante nueva pero en Europa es una de las fabricas más antiguas, actualmente tiene una línea de hogares insertables turbo-convectores de lo más recomendables, varios modelos de estufas, cocinas, fogones, parrilla y una caldera tipo hogar empotrable. (ver modelos EFEL)

FIAMMA ZUCCATO: dentro de las marcas nacionales es la más prolija en sus terminaciones, también los equipos son un poco más pesados porque los materiales de mayor espesor (sobretodo en la parte exterior y ahí es donde se nota la calidad). En cuanto al funcionamiento tiene 2 ventajas: una es el encendido rápido y la otra es que el cenicero en esta línea es por lejos el más funcional ya que tiene una rejilla desmontable que facilita la extracción de la cenizas, en otras marcas tiene solo unas pequeñas ranuras que cae muy poco hacia el cajón inferior. (ver modelos FIAMMA ZUCCATO)

ÑUKE: esta marca tiene varios modelos de salamandras con 2 líneas bien diferenciadas. (ver modelos ÑUKE)

  • La línea que calefacciona solo por radiación (modelos Cabaña, Puelo, Arrayán (ya discontinuado), Maitén, Eco Puelo, Multi Eco) que son bastante básicos y no de los más herméticos, estos modelos son ideales para lugares semi cubiertos, quinchos no del todo cerrados, galerías (en estos lugares no tiene sentido usar equipos convectores ya que el aire caliente generado se perdería por no estar bien cerrado el ambiente).
  • La línea convectora (modelos Lapacho y Wichi en todas sus medidas, Bahía con Horno y Multifunción) estos modelos son los que vienen mejor preparados para calefaccionar vario ambientes con un solo equipo por medio de cañerías por donde se envía aire caliente (incluso son bastante sencillos de adaptar con turbinas para forzar el aire).

TROMEN: esta marca y la de mayor crecimiento tiene los hogares de empotrar con mayor superficie vidriada y varios modelos de salamandras (esquinera, con laterales curvos, doble frente y hasta con vista del fuego en las 4 caras), varios modelos de hornos a leña, parrillas de muy buen precio y calidad, planchas... (ver modelos TROMEN)

PEHUENIA: son nuestros modelos exclusivos con la más alta calidad de materiales y terminaciones exteriores, la salamandra Pehuenia 705 se destaca porque permite cocinar en la plancha superior, también hay una gran variedad de modelos de Hogares con Doble Vista y modelos en medidas especiales que los diferencian de otras marcas, toda la línea tiene sistema de encendido rápido y cenicero con rejilla desmontable. (ver modelos PEHUENIA)

Solución de problemas en Salamandras y Hogares

  • no usar madera húmeda: la combustión de este tipo de madera no es completa y genera más residuos que pueden ensuciar el vidrio y la chimenea.
  • verificar la altura del tiraje: si queda debajo de la altura máxima de la construcción el viento puede generar turbulencias que afecten la salida del humo (y por lo tanto se acerca al vidrio y lo ensucia).
  • verificar la limpieza del caño: si la chimenea está algo tapada hay más humo dentro de la caja de fuego rozando el cristal.
  • verificar la regulación de entrada de aire: cuando se usa al mínimo la cortina de aire que evita que el humo llegue al vidrio es menor y se tizna.

Limpieza del cristal: en la mayoría de los modelos haciendo un buen uso del equipo no deberían ensuciarse demasiado.
Casi todos los modelos tienen un sistema de entrada de aire que evita que el humo llegue al cristal, sin embargo de acuerdo a la forma de usar la estufa, al tipo de madera y tiraje el vidrio puede ensuciarse (a no preocuparse demasiado porque la solución en fácil).

Para limpiar el vidrio cuando la estufa está en uso lo ideal es hacer un fuego fuerte, con bastante madera blanda, abrir la regulación de aire al máximo y esperar, después de un buen rato de tener una llama fuerte el vidrio se limpia solo (por la características del cristal vitrocerámico después de cierta temperatura el carbón y las resinas se desincrustan).
Para limpiar el cristal en frío, hay productos especiales que ablandan las incrustaciones y se remueven con un trapo o papel. Pero lo mismo se puede hacer pasando un trapo o papel húmedo y colocando un poco de la ceniza del equipo (el barro que se forma remueve todo muy fácil sin rayar).
Nunca usar limpiadores cremosos tipo CIF u otras marcas porque son abrasivos, rayan el cristal y después se ensucia rápido (en los no envases dice "no o raya" pero no debería decir "no raya mucho").

Si el caño se salida de humo se tapa antes de lo normal verificar lo siguiente:

  • no usar madera húmeda: la combustión de este tipo de madera no es completa y genera residuos que se pegan en las paredes interiores de los caños de salida.
  • revisar la altura del tiraje: si queda debajo de la altura máxima de la construcción el viento puede generar turbulencias que afecten la salida del humo generando hollín.
  • verificar la correcta instalación: salida vertical sin curvas, caños bien sellados, encamisado y aislado exterior para evitar que se pegue creosota en las paredes del caño.

Al inicio de cada temporada habría que revisar el caño de salida de humo, si la estufa es de alto rendimiento y se usa con leña sin humedad seguramente no habrá que destaparla.

De acuerdo a la cantidad de hollín que tenga la chimenea habrá que hacer distinto trabajo para destaparla:

  • El primer síntoma a tener en cuenta para darse cuenta que se está tapando el tiraje es cuando al encender el fuego el humo tarda en salir por el caño y al abrir la puerta para recargar leña sale humo, en este caso seguramente se puede usar el polvo deshollinador para limpiarlo.
    El polvo se tira al fuego cuando está con mucha llama y una buena cantidad de brasas, lo ideal es tirar al fuego una tapa del producto (recomendamos colocar el polvo en un papel, hacer un paquete y tirarlo si es posible detrás de algún tronco para que cuando este se queme no salpique el cristal porque puede manchar permanentemente) y después que se terminó de quemar dar unos golpes al caño para ayudar a que se desprenda el hollín de las paredes de los caños (seguramente algo de lo que se desprende va a salir por el sombrero). Repetir el procedimiento una par de días.
  • Si con el polvo no se soluciona el problema seguramente la obstrucción es mayor y habrá que recurrir al método mecánico tradicional (el famoso deshollinador), para eso hay que subir al techo, retirar el sombrero y con la ayuda de un cable con algo de peso en la punta pasar el cable bajando por el caño hasta que salga por la estufa, colocar un bollo de viruta metálica y pasarla con el tubo varias veces hasta que se desprenda todo el hollín.
  • Si al tratar de pasar el cable no llega a la estufa el problema es mucho más grave y quizás se necesite desarmar el caño para poder destapar. Antes de desarmar probar de romper el tapón un alguna varilla o caño.

Se puede ir verificando como está el tiraje dándole al caño (si no está empotrado) unos golpes suaves con una madera. Según el ruido que haga nos daremos cuenta si es gruesa o no la capa de hollín, con estos golpes en algunos casos se puede desprender hollín (si esto se hace con la estufa en funcionamiento las partes más finas y livianas saldrán por el sombrero y lo más pesado caerá por el caño hasta la estufa y habrá que retirar el pulmón o templador para terminar de limpiar).

El lugar más frecuente de encontrar el tapón es en una curva exterior (y mucho más frecuente si no está encamisado), si la chimenea es recta sin curvas seguramente en lo más alto donde la temperatura es menor.

También es frecuente encontrar el nido de algún ave en el sombrero o la última parte del caño.

Para mantener limpio el tiraje hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • NUNCA usar madera húmeda: la combustión de este tipo de madera no es completa y genera más residuos que pueden ensuciar el vidrio y la chimenea.
  • NO encender con piñas: tiene mucha resina que puede pegarse en los caños, en el momento del encendido es cuando mejor calidad de madera necesita. Si usa piñas asegurarse que estén bien secas para disminuir el riesgo (juntarlas un tiempo antes para darle tiempo a que salga la humedad).
  • Calentar rápido la chimenea usando bastante papel o madera blanda y bien seca.
  • Mantener el tiraje caliente: siempre con la parte exterior encamisada, con el caño caliente el riesgo de condensación de creosota es mucho menor, por eso en el encendido y cuando se está terminando la carga de leña son los momentos más críticos (porque la temperatura del caño es menor) y es cuando más cuidado con la calidad de la leña hay que tener.
  • Verificar el sellado de los caños: en muchos casos se puede ensuciar el caño más de lo normal por filtraciones de aire en los encastres de los caños (ese aire tiende a bajar hacia el fuego mientras que el humo quiere subir, entonces se producen turbulencias que dificultan el tiraje y se pega el hollín en las paredes).
  • Evitar curvas en la instalación: ya que dificultan el tiraje, retienen el humo, se ensucia más rápido y dificultan mucho la limpieza.

Si sale un líquido parecido a la brea (con un olor espantoso) de las uniones de los caños verificar lo siguiente:

  • Seguramente están mal encastrados los caños (se colocaron en sentido contrario). La única solución es volver a instalarlos en la forma correcta (siempre el macho arriba apuntando hacia abajo) de esta manera se evita que el líquido que se forma por la humedad de la leña mezclada con hollín salga de la cañería (la instalación se hace como si fuera la bajada de un pluvial), igualmente si sale mucho líquido es porque además de mal instalado se está usando madera con mucha humedad.
  • No intente sellar los caños para solucionar el problema porque no hay ninguna manera efectiva de hacerlo, siempre el caño inferior dilata más que el superior y por más que se fijen entre sí los caños con tornillos o remaches y además se coloque sellador de alta temperatura siempre algo de movimiento van a tener y se pierde el sellado y por ahí sale ese líquido con olor horrible (se lo decimos porque a nosotros ya nos pasó).
  • Tiraje mal instalado, los caños exteriores no están encamisados.
  • Revisar el sombrero.
  • También puede llegar a verse líquido si se usa leña muy húmeda (pero es muy raro porque en general no llega a verse porque con el fuego se vuelve a evaporar).
  • Revisar que la chimenea no esté tapada.
  • Revisar la altura del caño (el largo ideal de chimenea es entre 4 y 11 metros), el sombrero debe quedar a los 4 vientos.
  • Usar madera seca.
  • Es fundamental hacer un fuego rápido con una buena cantidad papel, madera blanda y algún tronquito un poco más grande, abrir todas las entradas de aire, una vez que el fuego está bien encendido (con mucha llama) se puede cargar leña más grande o más cantidad, dejar un rato más el aire bien abierto y después se puede empezar a cerrar el aire para que dure más la carga (siempre hay que tener en cuenta que se regula la potencia con la cantidad de aire y también con eso se controla el consumo).
  • Si la estufa tiene sistema de encendido rápido , abrir la regulación al máximo.

Para que se sienta el calor en una salamandra o en un hogar empotrado es necesario generar una llama fuerte (con poca llama o brasas se usa solo para mantener el calor del ambiente).

Recomendamos revisar los siguientes detalles:

  • Verificar que se ha elegido un modelo adecuado para el ambiente a calefaccionar, visitar la sección de Balance Térmico para saber cuantas calorías se necesitan. Tener en cuenta que la potencia indicada por la mayoría de las fabricas no siempre es la correcta, si necesita comparar modelos de distintas marcas recomendamos tener en cuenta la capacidad de carga (a igual capacidad de carga la potencia no debería varias demasiado).
  • Revisar que el caño de tiraje superare la parte más alta de la construcción (si queda por debajo, la construcción puede generar turbulencias en el viento que impidan la salida del humo y se vea afectada la llama y el calor generado). También es fundamental que la parte exterior de la chimenea esté encamisada para que no pierda temperatura y afecte el tiraje.
  • Es fundamental que la leña no contenga humedad, la leña húmeda además de generar muy poca llama y calor ensucia el tiraje y lo tapa muy rápidamente.
  • Para lograr una llama potente es necesario abrir la regulación de entrada de aire, al habilitar la entrada de aire la llama tiene que hacerse cada vez más fuerte (cerrarla solo cuando ya se tiene el tiraje caliente y se alcanzó una buena temperatura en el ambiente).
  • Tener en cuenta que las maderas duras generan poca llama (por ej.: el quebracho colorado para que tenga mucha llama hay que amontonar 3 leños y usar la regulación de aire al máximo, también pasa lo mismo con otra maderas duras), con maderas más blandas la potencia de la llama siempre es mayor (pero se consumen mucho más rápido).
  • Por último revisar el tiraje que no esté tapado (si la estufa se estaba usando y de pronto comenzó con problema seguramente se tapó).

Cocción, hornos y cocinas a leña, parrillas de carbón o gas

Las cocinas a leña también sirven para calefaccionar pero tienen sus limitaciones como cualquier otro equipo que cargue poca cantidad de madera, si bien las cocinas en general tienen grandes dimensiones exteriores, el interior de la caja de fuego no es muy grande por lo que la carga de leña rara vez llega a la 2 horas sin tener que recargar. Ir a la sección de cocinas a leña

  • Es útil para calefaccionar ambientes donde se cocina, de lo contrario sería mucho más útil usar una estufa (ya sea una salamandra tradicional o un calefactor de alto rendimiento) para tienen mejor rendimiento y más autonomía.
  • Es útil para calefaccionar ambientes de pocas horas de uso como quinchos, cocinas comedores, para calefaccionar de noche habrá que levantarse más una vez a recargar la cocina.
  • La inercia térmica del cuerpo de fundición de hierro dura cerca de una hora, la primer media hora bastante caliente y después se enfría rápidamente (en ningún caso dura varias horas como algunos creen).
  • La carga de leña dura poco tiempo debido al escaso tamaño de la caja de fuego.
  • Carga leña chica, debido al escaso tamaño de la puerta y el fogón, esto complica la duración de la carga y la comodidad en el uso.
Horno de barro tradicional
Horno de fuego continuo (calor envolvente)
El fuego se hace dentro de la cámara de cocción.
El fuego se hace en una cámara independiente.
La comida se impregna del olor de la madera que se quemó.
La comida no toma gusto de la madera, salvo que se deje algún trozo dentro de la cámara de cocción.
Hay que usar madera que no de feo olor.
Se puede quemar cualquier madera.
Se necesitan varias horas de fuego para poder empezar a cocinar.
En unos pocos minutos se logra la temperatura deseada
Hay que calentar las paredes de mampostería que al ser gruesas tardan varias horas.
Las paredes son de chapa y se calientan rápido en 20 minutos se puede cocinar.
No se puede variar la temperatura durante la cocción, se cocina desde máxima temperatura que irá bajando según la inercia del horno
Se puede cocinar a cualquier temperatura y variarla durante la cocción, porque depende del calor generado desde un fogón independiente.
Si se enfría hay que retirar la comida, volver a cargar leña, hacer fuego, esperar a llegar a la temperatura deseada, retirar las brazas, limpiar las cenizas y volver a introducir la comida para terminar la cocción.
Si se enfría se puede seguir cargando con más leña sin necesidad de sacar la comida de la cámara de cocción.

Ir a la sección de hornos a leña de calor envolvente y fuego continuo.

Tener en cuenta que ningún equipo cumple al 100% las 3 funciones de estufa, cocina y horno.

En los hornos se puede hornear y aunque caliente el ambiente no es lo más recomendable ya que no se aprovecha tanto el calor (la mayor parte se usa para hornear y solo una parte lo irradia al ambiente por el frente).

En las cocinas se puede cocinar y hornear pero al igual que los hornos calientan pero no son eficientes para eso (la duración de la carga de leña es muy corta). Algunas cocinas importadas vienen mejor preparadas con fogones herméticos y más grandes que cumplen mejor el triple requerimiento. (son bastante costosas).

Con las estufas hay varias opciones que para calefaccionar serían lo ideal porque son de alto rendimiento y la duración de la carga es muchísimo mayor que en una cocina (permiten que la leña dure toda la noche), en algunos modelos se puede cocinar en la parte superior (Multifunción, Eco Puelo, Multi Eco, Pehuenia 705...), otros tienen un calienta platos inferior, pero en ninguno de estos se puede hornear (la Multifunción se puede usa el fogón como si fuera un horno de barro y hornear con el calor de los ladrillos refractarios, pero para eso hay que retirar todo el fuego y rogar que el calor alcance para completar la cocción).
Hay algunos modelos importados de la línea INTERLAKEN que tienen horno superior pero no siempre están disponibles.

ÑUKE tiene el modelo BAHIA que es una estufa de alto rendimiento con una caja de fuego de mediana (que da unas cuantas hora de fuego sin recargas) con horno de calor envolvente superior, una muy buena opción que se puede instalar en cualquier ambiente, este modelo tiene la ventaja de que además de la conexión para el caño de la chimenea tiene otra salida (opcional) que ventila el interior del horno (por ahí pueden salir los vapores y el olor de lo que se está cocinando), esta salida se puede conectar con un caño al exterior para que no quede olor en el ambiente (por lo general las estufas se instalar en ambientes donde el olor de lo que se cocina no es deseado), no tiene plancha superior para cocinas con fuego directo.

En las parrillas a gas a diferencia de las de leña o carbón solo se siente olor de la comida, en las convencionales hay que agregarle el humo generado por la madera y la grasa que cae sobre las brazas.

Hay varios modelos disponibles a los que se le puede agregar una gran cantidad de accesorios que permiten cocinar de distintas maneras, hay accesorios tipo plancha bifera lisa, bandejas para salsas o para freír, placas refractarias para pizzas o panes, hay modelos con tapas para usar como si fuera un horno...
Actualmente también están disponibles varios modelos de parrillas eléctricas, de funcionamiento similar a las de gas, pero con una instalación más sencilla (solo hay que enchufarlas a un toma corriente).

Muebles

  • Los modelos de aluminio (ver sección de muebles de aluminio) y los de resina plástica (ver sección de muebles de resina) son ideales porque no necesitan mantenimiento, los de aluminio si son maltratados y se puede arruinar la pintura pero pueden ser repintados, los de resina no tienen solución (habría que evitar los rayones).
  • Otra opción muy resistente son los de fibra de vidrio: hay una gran variedad de mesas con pata de caño (las patas si necesitan mantenimiento). (ver sección de mesas de fibra de vidrio)
  • Los muebles de madera son muy buscados, recomendamos los de madera de incienso que tiene una muy buena resistencia pero al igual que con cualquier otra madera para que queden lindos como nuevos hay que trabajar un poco con los muebles (ver mantenimiento de muebles de madera), por lo general los muebles que más sufren son las reposeras y ls sombrillas, ya que quedan tiradas afuera al rayo del sol invierno y verano, un juego de mesa y sillas generalmente están más resguardados con algo de sombra. (ver sección de muebles de madera)
  • También hay algunos modelos en hierro (muebles de caño con cintas de PVC, sillones tipo director con asiento y respaldo de tela, columpios y juegos infantiles) que se pueden usar afuera, pero cada tanto hay que repintarlos. (ver sección de muebles de hierro)
  • Todos los muebles de madera (no importa cual sea) necesitan mantenimiento.
  • La frecuencia en el mantenimiento dependerá de la exposición a la intemperie que tengan (lo que más la afecta es el sol), seguramente va a necesitar más de una vez por temporada (sobretodo al principio).
  • Lo más sencillo para protegerlos es impregnar la madera con CETOL (se puede usar cualquier otra marca de impregnante protector) o también aceite de lino, este tipo de producto tiene la ventaja de no necesitar lijado porque no se descascara, siempre y cuando se haga cuando la madera lo necesita, si se dejó pasar mucho tiempo habrá que lijar para sacar lo rústico de la madera. El impregnado se hace con trapo, estopa, pincel o esponja, no hace falta ser muy prolijo, se aplica el producto, se deja actuar un rato para que absorba y se repasa con trapo escurrido para terminar de distribuir el producto y sacar los excedentes (sobretodo cualquier chorreadura que pueda haber quedado), se deja secar y listo (puede ser necesaria una segunda mano de acuerdo a la calidad de la madera y el estado del mueble).
  • Otra opción es usar barnices o lacas que duran más e impermeabilizan la madera pero da un poco más de trabajo porque es necesario lijar, ser prolijo con la aplicación y a la hora de volver a realizar el mantenimiento hay que sacar el material viejo (lijado a fondo).
  • Lo principal es cerrarlas cuando no se usan para que no se vuelen con el viento, guardarlas si no se van a usar por largo tiempo para evitar la intemperie.
  • Las sombrillas de playa hay que lavarlas con agua dulce para sacar el salitre de la playa y repintarlas cuando aparezca algo de óxido.
  • Las sombrillas de madera el mismo mantenimiento de las mesas y sillas (ver mantenimiento de muebles de madera).
  • Lo ideal es usar agua y jabón blanco o neutro.
  • No usar cepillos de pelo duro ni nada que pueda rayar el plástico.
  • Nunca usar limpiadores abrasivos del estilo del CIF crema, o similares por más que en el envase sugieran su uso y digas que no rayan (debería decir "no raya mucho").